¿Cómo ha evolucionado la movilidad de las personas y cuál es su impacto en la transmisión viral?
Una mirada epidemiológica
MOVID-19
Martes 30 de junio, 2020





1 Contexto

Hasta el día 29 de junio 2020, en Chile hay 275.999 personas contagiadas por COVID-19 (MINSAL, 2020). El aumento sostenido de las cifras de contagio en el país podría ser explicado, al menos en parte, por las dificultades o barreras para reducir adecuadamente la movilidad de los ciudadanos (UDD, 2020; ISCI, 2020). Controlar la transmisión viral se dificulta en un contexto en que los individuos deben continuar saliendo a trabajar y utilizando el transporte público para movilizarse (MOVID-19, 2020). Estas son circunstancias en las que existe amplio contacto entre personas con reducida distancia física, particularmente en el contexto de un virus que ha demostrado transmisibilidad mientras los individuos se encuentran asintomáticos, presintmáticos u oligosintomáticos y por ende no tienen conciencia de su estado potencialmente infectante (He et al., 2020). Para disminuir la movilidad deben garantizarse medidas para que las personas puedan subsistir sin salir de sus hogares, debido a que las posibilidades de aislamiento dependen de las condiciones sociales en que viven los individuos (MOVID-19, 2020a, MOVID-19, 2020b).

Este sexto informe de MOVID-19 a la Mesa Social COVID-19 de la Universidad de Chile y del Colegio Médico de Chile, en conjunto con otras instituciones académicas del país, tiene como objetivo dar cuenta de la relevancia de disminuir al máximo posible la movilidad para reducir los contagios. Para ello presentamos datos de 48.250 participantes MOVID-19 de todo Chile, recogidos a lo largo de diez semanas. En MOVID-19 hemos preguntado semana a semana a nuestros participantes cuántos días se han movilizado desde sus hogares para realizar distintas actividades, así como si presentan sintomatología asociada al COVID-19 o han estado en contacto con algún caso confirmado. Esperamos que estos datos sean valiosos para informar las decisiones del Gobierno a través de la Mesa Social COVID-19.

2 Evolución de la movilidad a lo largo de la pandemia

En el período comprendido en este informe (6 de abril al 21 de junio), los participantes de MOVID-19 reportan salir en promedio 2,68 veces por semana de sus hogares (Figura 1). No obstante, han existido claras variaciones en el número de salidas a lo largo del tiempo. Como hemos mencionado en informes previos, el llamado a una “nueva normalidad” se acompañó de un incremento en las salidas, particularmente de la población de mayor nivel educacional (utilizado en este estudio como un indicador cercano al nivel socio-económico de las personas). De un promedio de 3,2 salidas en la semana del 27 de abril, se observa una caída a 2,2 salidas por semana a mediados de junio (31,2% de reducción) concomitante a las cuarentenas extensas implementadas en el Gran Santiago y más recientemente la Quinta Región. Estos efectos han sido más pronunciados en la RM, donde la reducción en junio ha sido de un 40,9% con respecto a lo observado a fines de abril. Así mismo, se hace evidente que las personas con educación profesional, quienes tienen mayores posibilidades de adaptar su actividad laboral a teletrabajo, realizar compras por internet, entre otros, salen menos de sus hogares a lo largo de la pandemia. Así mismo, esto probablemente refleja una mayor precariedad laboral entre personas sin educación profesional, asimetrías de negociación laboral para poder ejercer funciones no presenciales y diversas barreras para disminuir su movilidad.