¿Cómo podemos reducir el efecto negativo de la crisis sanitaria para mujeres y trabajadoras de la salud?
Una mirada desde una perspectiva de género
MOVID-19
Martes 23 de junio, 2020






1 Contexto

Hasta el día 22 de junio, en Chile hay 246.963 personas contagiadas por COVID-19 (MINSAL, 2020). Más allá de los resultados sanitarios, la pandemia por COVID-19 ha tenido importantes consecuencias sociales. Un grupo que ha estado particularmente expuesto durante esta crisis han sido las mujeres. Primero, la tasa de desempleo entre mujeres ha aumentado a cifras históricas y de manera más abrupta que la de los hombres (INE, 2020). Las mujeres se encuentran sobrerepresentadas en trabajos informales y precarios, como es el caso de las trabajadoras de casa particular y vendedoras de comercio (INE, 2020). Son justamente estas ocupaciones las que se están viendo y se verán más afectadas durante la crisis. Segundo, las mujeres corresponden al 70% de la fuerza de trabajo en los servicios de salud y sociales (CASEN, 2017; COLMED, 2020). Tercero, las cuarentenas y el cierre de establecimientos educacionales han aumentado la demanda de cuidados y tareas educativas dentro del hogar, cargas que en nuestro país ya desde antes recaían desproporcionadamente sobre la mujer (ENUT, 2015). Cuarto, en situaciones de emergencia el acceso a prestaciones en salud sexual y reproductiva suelen verse comprometidas (UNFPA, 2020). Por último, las cuarentenas han aumentado las expresiones de violencia de género a nivel internacional (Bradbury-Jones & Isham, 2020). El objetivo de este informe es analizar la situación de mujeres y trabajadoras de la salud en esta crisis social en Chile y reflexionar sobre cómo reducir el efecto negativo de la misma. Considerar el desarrollo de políticas sociales desde una mirada de género resulta fundamental para no poner en peligro los avances que se han realizado en Chile en la reducción de brechas de género.

En este quinto informe de MOVID-19 a la Mesa Social COVID-19 presentamos resultados de 45.499 participantes, recogidos a lo largo de nueve semanas. Este informe es el resultado de una colaboración entre la Universidad de Chile y el Colegio Médico, con aportes de la Universidad Diego Portales, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Academia de Humanismo Cristiano, entre otras. A su vez, este informe constituye una colaboración con el trabajo realizado por el Centro Microdatos (CMD), el Núcleo Milenio en Desarrollo Social (DESOC) y el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES), presentando también resultados del Termómetro Social, cuyo tabajo de campo se desarrolló entre el 30 de mayo y el 10 de junio 2020 (revisar más información en este sitio web).

2 Barreras de acceso para mujeres y hombres